Dieta globalizada: Más alimentos, menos diversidad, más riesgos asociados

3 marzo, 2014 by (comments)

Como han venido sospechando por algún tiempo los expertos, las dietas de las personas en todo el mundo se han vuelto muy parecidas. Tanto, que en los últimos 50 años el mundo entero ha llegado al punto de depender cada vez más de unos pocos cultivos para suplir la mayoría de sus alimentos, incluidos los favoritos de siempre como trigo, arroz, maíz y papa, pero también otros más recientes, como soya, aceite de girasol y aceite de palma, junto con la carne y los productos lácteos. Muchos cultivos locales que solían ser importantes en África o Asia, como sorgo, millo, centeno, camote, yuca y ñame, se están quedando atrás.

globalized_diet

Foto: Kozumel (Flickr)

Si bien consumimos más calorías, proteína y grasa que hace 50 años, la falta de diversidad en esa “dieta estándar globalizada” nos puede privar de los micronutrientes que nuestro cuerpo necesita. Puede además aumentar la ocurrencia de la obesidad, las enfermedades cardíacas y la diabetes, incluso en países que están luchando para tener suficiente alimento disponible para su población.

El otro peligro de depender de solo unos pocos cultivos es que hace que la agricultura y el sistema alimentario mundial sean más vulnerables, y aumenta el riesgo de una crisis alimentaria. Similar al concepto de diversificación de portafolio en el tema de finanzas, una agricultura diversificada es más resiliente a amenazas importantes, como la sequía, las plagas de insectos y las enfermedades, que empeorarán con el cambio climático, según se anticipa.

Revertir esta tendencia hacia una dieta estándar globalizada es difícil de concebir, especialmente debido a las poderosas fuerzas socio-económicas subyacentes, incluida la urbanización y los ingresos en aumento, pero también a factores como la liberalización del comercio, un mejor transporte de productos básicos, industrias alimentarias multinacionales y la estandarización de la inocuidad alimentaria.

globalized_diet1
Sin embargo, lo que está sucediendo en el norte de Europa resulta esperanzador, ya que a los consumidores —quizás más conscientes de los beneficios de una dieta diversificada— les interesa más los cereales y las verduras en lugar de la carne, el aceite y el azúcar.

Unos hábitos más saludables y la promesa de la investigación presente y futura que busca lograr que esos cultivos principales sean más nutritivos pueden reducir los riesgos para la salud; pero eso no nos protegerá contra los riesgos de que el sistema alimentario mundial falle. Solo lo harán unas fuertes medidas para impulsar la diversidad genética de los cultivos principales y la conservación de cultivos producidos a nivel local, actualmente olvidados.

Más información:
Study: Increasing homogeneity in global food supplies and the implications for food security

Tagged With: , , , , , , ,
Filed Under: Agro-ecología y Economía, Arroz, Cultivos, Fríjol, Yuca