Primer rastreador satelital de deforestación para América Latina

22 junio, 2012 by (comments)

Un equipo internacional de investigadores en Colombia, el Reino Unido, Estados Unidos y Suiza ha desarrollado el primer sistema para monitorear la deforestación en toda América Latina en casi tiempo real utilizando información satelital.

Resultados preliminares del nuevo sistema revelan que en zonas de Colombia, la deforestación ha aumentado en un 340% desde 2004, y se han perdido más de un millón de hectáreas de bosque en la región del Gran Chaco en Paraguay.

 
IMAGEN:Se observa deforestación alrededor del Chaco seco de Paraguay desde 2004-2011.

El nuevo sistema satelital conocido como Terra-i, se lanzó esta semana durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río+20, y pronto se ampliará para cubrir todas las regiones tropicales. Aunque Brasil ha tenido implementado un sofisticado sistema de monitoreo de la deforestación casi en tiempo real desde 2008, hasta ahora no ha existido equivalente alguno para el resto de América Latina.

Terra-i es un sistema desarrollado para monitorear cambios en la cobertura terrestre cada 16 días y por cada 250 metros sobre la superficie, con el fin de ayudar a los gobiernos nacionales, las organizaciones de conservación y aquellos que implementan políticas relacionadas con el clima a evaluar las tendencias recientes en deforestación y zonas emergentes de alto riesgo de cambio. El sistema emplea datos suministrados por el sensor satelital MODIS de la NASA y es el resultado de la colaboración entre el CIAT en Colombia, Conservación de la Naturaleza (TNC) en los Estados Unidos y América del Sur, la Escuela de Ingeniería y de Gestión del Cantón de Vaud (HEIG-VD) en Suiza y el Colegio Real de Londres (King’s College London).

La deforestación puede conducir a la pérdida generalizada de la biodiversidad y además repercute en los ‘sistemas ambientales’ que fomentan un clima estable y suministros seguros de agua fresca. Sin embargo, en muchas partes del mundo la escala y el patrón de deforestación se monitorean de manera inconsistente e irregular y esto dificulta la implementación de acciones frente al cambio.

Se requiere procesar enormes volúmenes de datos para detectar cambios en la cobertura terrestre a una resolución espacial de 250 m cada 16 días. Por otro lado, separar los cambios producidos por el hombre, como la deforestación, de los cambios ocasionados por las variaciones estacionales naturales y las sequías, las inundaciones o la cobertura persistente de nubes, ha convertido en un verdadero reto el desarrollo de un sistema operacional de monitoreo. La disponibilidad de imágenes del MODIS significa que la valoración de los cambios en la cobertura terrestre se puede hacer de una manera consistente a nivel geográfico entre los países y se puede actualizar con frecuencia.

El desarrollo del sistema Terra-i fue dirigido por Louis Reymondin, estudiante de doctorado en el Departamento de Geografía en el King’s College London, con la supervisión del Dr. Mark Mulligan, en colaboración con el CIAT y la HEIG-VD y la financiación de TNC.

“Desarrollamos una red neural computarizada y la ‘entrenamos’ con datos de 2000–2004 para que reconozca los cambios normales en el verdor de la vegetación debido a variación estacional en la precipitación en diferentes zonas”, señaló el Dr. Mulligan, quien participó en la conferencia Río+20.

“La red ahora reconoce dónde y cuándo el verdor cambia repentinamente mucho más allá de estos límites normales como resultado de la deforestación. El sistema opera con datos para cada 250 metros cuadrados de terreno desde México hasta Argentina, poco después de que ingresan los datos de MODIS y resalta cada 16 días los pixeles que muestran cambios significativos, permitiendo pasar estos resultados a Google Maps para una fácil visualización”, afirmó.

Los datos preliminares de Terra-i muestran, por ejemplo, que en Caquetá, Colombia, la deforestación aumentó de casi 4.880 hectáreas en 2004 a 21.440 en 2011, un incremento de hasta un 340%. La deforestación se ha incrementado considerablemente en las zonas neutrales del Parque Nacional Chiribiquete en donde los índices de deforestación aumentaron en un 196% desde 2010 hasta 2011.

El Gran Chaco en Paraguay es la segunda zona forestal más grande en América del Sur. Terra-i descubrió que, entre 2004 y 2010, más de un millón de hectáreas de esta zona fueron deforestadas con un punto máximo en 2009 de 454.700 hectáreas.

“Después de Río+20, conferencia en la cual el mundo definirá las metas que nos guiarán durante todo el camino hacia un desarrollo más sostenible, es fundamental que hagamos uso de las herramientas apropiadas para monitorear y administrar con cautela nuestros paisajes”, aseveró el Dr. Mulligan.

“Tenemos que asegurarnos de mantener suficientes parcelas agrícolas para dar de comer a nueve mil millones de personas, pero a su vez debemos también proteger los paisajes naturales que proporcionan agua limpia, un clima estable, un refugio para la biodiversidad y espacio para que las crecientes poblaciones urbanas puedan vivenciar y apreciar las maravillas de la naturaleza.

Lograr el equilibrio adecuado entre la agricultura intensiva inteligente y los ambientes naturales protegidos en todo el mundo será fundamental para alcanzar un desarrollo verdaderamente sostenible y requiere herramientas sofisticadas, detalladas a nivel geográfico y oportunas como Terra-i para apoyar la formulación de políticas y la toma de decisiones apropiadas”.

CONTACTO

Katherine Barnes
Periodista Internacional
King’s College London

Tel: +44 207 848 3076
Email: Katherine.barnes@kcl.ac.uk

Terra-i se encuentra disponible en: http://maps.terra-i.org/

Visualización empleando Google Maps en: http://geodata.policysupport.org/terra-i

Imágenes disponibles con previa solicitud

Mayor información en: http://www.eurekalert.org/pub_releases/2012-06/kcl-sdf061912.php

Tagged With: , , ,
Filed Under: América Latina y el Caribe, Regiones