La revista The Economist hace un llamado para invertir en “Bancos de Semillas”

15 septiembre, 2015 by (comments)

banks_bean_countersLos periodistas de The Economist escriben sobre bancos todo el tiempo – aunque generalmente se enfocan en los que están llenos de dinero. Sin embargo, esta semana en un artículo titulado Banks for bean counters (Bancos para los contadores de fríjoles), la renombrada revista de noticias destaca los bancos de semillas y su importante función en combatir el hambre mundial.

Los recursos fitogenéticos almacenados en los bancos de germoplasma incluyen variedades locales “tradicionales” de los agricultores, así como “parientes silvestres de cultivos” – por ejemplo, plantas silvestres de especies de cultivos domesticados – que contienen una riqueza de genes para la resistencia a las plagas, tolerancia a la sequía y otros rasgos valiosos. La recolección de estos materiales es menos peligrosa de lo que solía ser pero sigue siendo un proceso complicado, según lo explica un artículo relacionado (A dying breed – Una variedad agonizante) en la misma edición de The Economist. Citando los puntos de vista y la experiencia del presidente de la junta directiva del CIAT Geoff Hawtin y el jefe del banco de germoplasma Daniel Debouck, el artículo apela a los gobiernos de todo el mundo “para entender la urgencia de preservar – y compartir – su biodiversidad”.

dying_breedCuando se recolectan extensivamente, se conservan de forma segura y se ponen a disposición para uso inteligente, los recursos fitogenéticos brindan un seguro (otro tema favorito de The Economist) frente a múltiples amenazas que presionan la producción de alimentos. Las semillas almacenadas son una protección especialmente valiosa contra los impactos del cambio climático, que ponen en peligro los rendimientos de los cultivos debido a temperaturas más altas, sequías e inundaciones más frecuentes e intensas, y ataques más severos de plagas y enfermedades.

El artículo Banks for bean counters se refiere a un estudio que será publicado próximamente por los científicos del CIAT Colin Khoury y Nora Castañeda-Álvarez, el cual identifica grandes vacíos en las colecciones de más de mil parientes silvestres conservados en los bancos de germoplasma de todo el mundo. El artículo también describe el reciente descubrimiento ampliamente difundido de variedades de fríjol común que poseen tolerancia al calor. Estas fueron el resultado de cruzamientos con un primo robusto del fríjol común, llamado fríjol tepario, que proviene del suroccidente árido de los Estados Unidos. Numerosas muestras de fríjol tepario son preservadas en el banco de germoplasma en la sede principal del CIAT en Colombia. El artículo cita a Steve Beebe, mejorador de fríjol del CIAT, quien señala que los fríjoles mejorados mantienen su frescura a pesar de los aumentos en las temperaturas promedio de 3 grados Celsius o incluso más. Durante las próximas décadas, Beebe espera que los fríjoles tolerantes al calor sirvan como un arma potente para combatir el hambre y la desnutrición a medida que los impactos del cambio climático se empiezan a notar.

El mensaje de estos artículos (y en especial el llamado a los líderes para que tomen acción, titulado Growing pains ­– Cómo duele crecer) está alineado con una importante iniciativa que el CIAT empezó el año pasado para reemplazar su antiguo banco de germoplasma por uno nuevo, con tecnología de punta. Los planos arquitectónicos ya están tomando forma, y ya se ha asegurado su financiación parcial. El nuevo banco no solamente albergará material genético de fríjol, yuca, forrajes tropicales y otros cultivos, sino que además difundirá información genética que ayude a liberar el poder de estas semillas y educar al público en general acerca del valor de preservar y compartir la biodiversidad agrícola.

Tagged With: , , ,
Filed Under: CIAT en los medios