Una yuca jamás antes vista

26 febrero, 2013 by (comments)

Cuando escuché que el Dr. Hernán Ceballos, mejorador de yuca del CIAT, tenía una yuca “muy rara” que mostrarnos, de inmediato fui a averiguarlo. “Hay que verla”, se limitó a decir.

Cuando llegamos a los vastos campos de yuca experimental del CIAT, me preguntaba qué iba a encontrar exactamente: ¿raíces de yuca con hojas de formas poco comunes? ¿Raíces multicolores, tal vez?

Mientras caminábamos esperaba que el Dr. Ceballos me diera pistas. Ojalá fuera algo obvio para un novato de la yuca como yo —pensé— y no alguna rareza difícil de fotografiar.

Al llegar al sitio no me decepcioné. Quien conozca un campo “normal” de yuca sabe que las plantas crecen unos pocos pies de altura, pocos pies de ancho y son arbustivas —quizás incluso un poco elongadas— con hojas que asemejan dedos que se extienden en todas direcciones desde el tronco, en la punta de delgados tallos —o peciolos. Un campo entero de yuca, por lo general, es muy denso. Tras pasar por los sembrados normales, una parcela sobresalió de inmediato.

Las plantas eran unas inmensas columnas —robustas, compactas de casi tres metros de alto, las hojas crecían directamente del tronco, sin peciolos ni nada parecido. A falta de una mejor analogía, me recordaron al altísimo peinado tipo colmena de Marge Simpson, pero de un verde intenso. Según el Dr. Ceballos, los investigadores del CIAT se refieren a estas plantas como “Yuca Espárrago”. No eran simplemente raras, eran las plantas de yuca más raras que jamás había visto.

El propio Dr. Ceballos estaba evidentemente emocionado. Utilizando esquejes mantenidos en el banco de germoplasma del CIAT, científicos de yuca del Centro habían realizado cruce endogámico entre las plantas para ver qué clase de rasgos ocultos podrían expresar —características que normalmente seguirían latentes en su ADN.

“Con estas altas y delgadas plantas significa que se puede cuadruplicar su número por parcela”, dijo. “Suponiendo que el rendimiento por planta de esta Yuca Espárrago sembrada en altas densidades es comparable a las variedades convencionales en densidades normales, podríamos estar ante una gran oportunidad de impulsar los rendimientos. Eso sería el auge para los pequeños agricultores que siembran yuca como alimento”, agregó. “Y para los que proveen la demanda industrial cada vez mayor de almidón de yuca, también, y debido a mayor producción en la misma área de tierra, ayudaría a reducir la carga de trabajo de las agricultoras en África”.

El hecho de que la Yuca Espárrago se pueda sembrar en hileras bien ordenadas, de fácil paso y acceso para los agricultores significa, además, que podría cosecharse por medios mecánicos, explicó Ceballos. Ya que la cosecha con máquinas no es adecuada para algunas partes de las regiones yuqueras mundiales, a los productores industriales sin duda les llamará la atención.

Un beneficio adicional es para la ganadería: la cosecha mecánica de las hojas de Yuca Espárrago —libres de peciolos fibrosos— sería mucho más sencilla, y el alimento resultante para la cría de animales sería de calidad superior.

Hernán Ceballos no es la clase de científico que usa a la ligera la frase “revolución verde” en relación con su propio trabajo de investigación. Sin embargo, durante nuestra excursión de media hora para ver la yuca “rara”, usó varias veces esa expresión al referirse al potencial del cultivo. Comentó además que con la Yuca Espárrago, el equipo del CIAT quisiera replicar el éxito de los científicos de maíz, que incrementaron la tolerancia del cultivo a la “aglomeración”, permitiendo así que las densidades de siembra aumentaran el triple con importantes ganancias en rendimientos.

Pocos cuestionarían que triplicar los rendimientos de la yuca muy probablemente signifique la revolución que el cultivo ha estado esperando por tanto tiempo. Cuando empiecen los ensayos con la Yuca Espárrago de alta densidad en mayo de 2013, el Dr. Ceballos podrá poner a prueba su hipótesis.

Tagged With: , , , , ,
Filed Under: Cultivos, Cultivos sitio web, Yuca