Una yuca más duradera puede ser posible

21 febrero, 2013 by (comments)

Hernán Ceballos, mejorador de yuca del CIAT, puso fin a las esperanzas de desarrollar raíces de yuca de larga vida –como sí sucede con la papa- pero admitió que hay esperanza para que al menos duren un poco más de lo que duran hoy sin deteriorarse.

El anuncio lo hizo ante delegados de varios países de América Latina, África y Asia en un taller sobre estrategias para mejorar los medios de vida mediante tecnologías poscosecha, organizado por el Programa de Investigación de CGIAR sobre Raíces, Tubérculos y Banano (RTB), realizado en la sede principal del CIAT entre el 18 y el 22 de febrero.

“Pensar que la yuca pueda durar meses después de la cosecha, es un sueño que se puede dar por terminado”, dijo Ceballos. “La yuca no podrá ser como la papa”, dijo refiriéndose a la excelente calidad de almacenamiento de esta última.

thailand 24_lo

No obstante, resulta alentador que su actual investigación sugiere que desarrollar raíces de yuca que puedan durar tan solo una semana sin deteriorarse —mayor duración mas no larga vida— podría permitir a los agricultores superar uno de los cuellos de botella más significativos en la cadena de procesamiento de la yuca.

Las raíces de yuca perecen muy rápidamente después de la cosecha y por lo general después de tres días se echan a perder. Este proceso, conocido como el deterioro fisiológico poscosecha (PPD, por sus siglas en inglés), es una limitación importante para los productores de yuca —sean grandes o pequeños— quienes deben agilizar el despacho de las raíces a los mercados o a las procesadoras de almidón. Es un reto que se complica aún más por los bajos niveles de infraestructura rural en muchas zonas yuqueras, y un importante obstáculo para que la yuca cumpla su potencial como uno de los cultivos más resilientes al cambio climático para África subsahariana.

A principios de 2009, científicos del CIAT descubrieron por casualidad que una variedad de yuca conservada en el banco de germoplasma de la organización y que contenía altos niveles de betacaroteno pudo resistir el PPD hasta por dos meses. Si los científicos pudieran establecer una relación causal entre las propiedades antioxidantes del betacaroteno y la tolerancia al PPD, se podrían desarrollar nuevas variedades de yuca con mucho más tiempo de vida útil y el almacenamiento de las raíces de yuca podría ser tan fácil como el de la papa.

Posteriores investigaciones del CIAT descubrieron que a pesar de que las raíces duraran más tiempo, su contenido de almidón disminuía gradualmente con el paso del tiempo —y es el almidón el que hace que la yuca sea un cultivo alimenticio e industrial tan valioso.

“Después de que se cosecha, la raíz sigue respirando; el almidón se convierte en dióxido de carbono y agua, y una parte del almidón se convierte en su componente básico, azúcar”, agrega el Dr. Ceballos. “Las raíces no se echan a perder, pero la cantidad de almidón está decayendo. Después de un par de semanas, se tiene tal vez 10% menos de almidón que al momento de la cosecha. En un mes, calculamos que el contenido de almidón es menor entre 30 y 40%. Perder esa cantidad de almidón es inaceptable.

“Así que actualmente nos estamos centrando en raíces que puedan sobrevivir de una semana a 10 días después de la cosecha —allí es donde se presenta el 90% de las pérdidas en la cadena de procesamiento de la yuca”.

Duplicar el tiempo de vida útil de la yuca es algo que ciertamente vale la pena y puede además significar mucho para los procesadores de yuca. Si bien el propio Dr. Ceballos también cree posible que algún día habrá un mercado para productos de yuca más dulce, elaborados con raíces de larga vida cuyo almidón se haya convertido en azúcar, reiteró que “el sueño de las raíces que se almacenan por meses y meses está por ahora lejos de cumplirse”.

 

Tagged With: , , , ,
Filed Under: Sin categoría