Leguminosas de grano salen de las sombras con importante programa de investigación

18 febrero, 2013 by (comments)

Un nuevo programa multimillonario de investigación busca mejorar los medios de vida de alrededor de mil millones de personas, con el impulso de la productividad de algunos de los más importantes —pero por mucho tiempo olvidados— cultivos alimenticios de pequeños agricultores.

Leguminosas de grano —uno de los 16 Programas de Investigación de CGIAR apoyados por múltiples socios— desarrollará nuevas variedades de garbanzo, fríjol común, maní, lenteja, soya, guandul, caupí y haba. El programa se propone impulsar los rendimientos en más de un 20% —el equivalente a más de 7 millones de toneladas adicionales de alimentos.

DRC11_lo

A menudo llamadas “la carne de los pobres”, las leguminosas de grano son una fuente vital de proteína para cientos de millones de personas que no están en capacidad de comprar carne o producirla. Ya por mucho tiempo se han considerado “cultivos huérfanos”, debido a que la investigación internacional se ha enfocado más en otros cultivos básicos importantes a nivel mundial, como arroz, trigo y maíz.

Al desarrollar variedades mejoradas de leguminosas de grano, la nueva alianza entre el centro líder, el Instituto Internacional de Investigación sobre Cultivos en los Trópicos Semi-áridos (ICRISAT), el CIAT, el Centro Internacional de Investigaciones Agrícolas en Zonas Áridas (ICARDA), el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA) y distintas organizaciones públicas y privadas (incluidas la Empresa Brasilera de Investigación Agropecuaria-Embrapa y el Consejo de Investigación Agrícola de la India-ICAR) espera promover la función de las leguminosas de grano en la provisión de proteína alimentaria. Gracias a su capacidad de capturar nitrógeno atmosférico y transferirlo al suelo, las leguminosas de grano prometen, además, mejorar la fertilidad del suelo y reducir la necesidad de utilizar fertilizantes químicos.

Partiendo con una fase inicial de 3 años, el programa espera eventualmente generar beneficios en el rango de US$4.5 mil millones para los pequeños agricultores, principalmente mediante una mayor producción de alimentos y un menor uso de fertilizantes.

Función del CIAT

Con su sede principal en América Latina —hogar ancestral del fríjol común— y notables impactos de investigación en fríjol en el sur y oriente de África, el CIAT ayudará a desarrollar variedades mejoradas de fríjol común, con énfasis en tres rasgos específicos: tolerancia a la sequía y a los suelos bajos en fósforo; tolerancia al calor; y mayor fijación de nitrógeno. Esto facilitará que las variedades de fríjol sean más resilientes a algunos de los fenómenos climatológicos impredecibles y extremos que se prevé se intensificarán como resultado del cambio climático y el problema persistente de la baja fertilidad del suelo que asuela vastas áreas de los trópicos.

La labor del CIAT dependerá, en gran medida, de la colección de más de 37.000 variedades de fríjol conservadas en su banco de germoplasma en Colombia. Siendo la mayor colección de fríjol silvestre y cultivado en el mundo, contiene muchas variedades que ya han ayudado a científicos a desarrollar fríjol mejorado. Estas variedades mejoradas incluyen al fríjol arbustivo tolerante a la sequía en Nicaragua, así como distintas variedades del muy popular fríjol trepador de alto rendimiento y resistente a enfermedades en África Oriental y Central —en especial en Uganda y Ruanda.

La Alianza Panafricana de Investigación en Fríjol (PABRA) coordinada por el CIAT, una red de instituciones de investigación en fríjol que apoya el trabajo de mejoramiento en 29 países en África subsahariana —con el apoyo de la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (CIDA por sus siglas en inglés)— también será fundamental para la función del CIAT en el nuevo programa de Leguminosas de Grano.

PABRA contribuirá a asegurar que nuevas variedades de fríjol queden al alcance de agricultores africanos a través de sus instituciones locales, y que “materiales de partida” —muestras de fríjol actualmente conservadas en el banco de germoplasma— queden disponibles para científicos africanos, cuyos programas de mejoramiento pueden ayudar a adaptar aún más las variedades de fríjol a las condiciones locales.

El programa de Leguminosas de Grano fue puesto en marcha oficialmente en la sede principal de ICRISAT, cerca de Hyderabad, India, la semana pasada. El Director General del CIAT Ruben Echeverría, quien asistió al evento, manifestó: “Esta es una oportunidad sin precedentes para que a través de un trabajo colaborativo se mejoren estos cultivos que han estado olvidados por mucho tiempo, pero que son de vital importancia”.

“Este programa demuestra que mediante la integración de esfuerzos de investigación, anteriormente aislados, se logrará un incremento sustancial en el impacto para los pequeños agricultores —uno de los objetivos de las reformas recientes de CGIAR.

“Trabajando juntos debemos poder cumplir la promesa de las leguminosas de grano como alimentos básicos nutritivos con mercados sólidos, excelente resiliencia al cambio climático y como opciones eco-eficientes confiables para los pequeños agricultores que luchan con las condiciones de baja fertilidad del suelo. Esto debe asegurar que las leguminosas de grano salgan de las sombras de la investigación científica y se integren a las corrientes principales, a donde pertenecen”.

Tagged With: , , ,
Filed Under: Cultivos, Fríjol