Bioplaguicida, esperanza para maiceros colombianos

6 febrero, 2013 by (comments)

Por culpa de un gusano llamado cogollero, el maíz es uno de los cultivos que más plaguicidas recibe —cerca de 500 toneladas de químicos sobre las 170 mil hectáreas sembradas en Colombia— generando un daño considerable al medio ambiente.

Gusano cogollero del maíz

Hoy en día, por cada hectárea de maíz se aplican en promedio tres dosis de 1 litro de insecticidas que van desde moderados hasta altamente tóxicos. Por fortuna, todo parece cambiar gracias a un prototipo de bioplaguicida que desde el 2008 vienen desarrollando científicos de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), inicialmente con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) y la Federación Nacional de Cultivados de Cereales y Leguminosas (Fenalce) y desde el 2011, dentro de un convenio suscrito entre Corpoica, el MADR y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) para el desarrollo de la Orinoquia.

Este bioplaguicida contiene un virus que ataca a las larvas del gusano cogollero Spodoptera frugiperda, sin afectar a otros organismos como ocurre con los plaguicidas convencionales que acaban hasta con los llamados insectos benéficos, que son polinizadores y biocontroladores naturales.

En las evaluaciones realizadas en diferentes zonas de la altillanura se comprobó la efectividad del bioplaguicida, pero inicialmente sus costos de producción no hacían viable su comercialización, según explicó Laura Villamizar, investigadora líder del proyecto.

Por esta razón, los investigadores realizaron una segunda fase para reducir los costos de elaboración y de aplicación del producto mediante el desarrollo de una dieta más económica para la cría del insecto, el aumento de la productividad viral mediante el ajuste de la temperatura de incubación y el uso de estrategias de potenciación química o biológica. Aunque se logró una reducción en los costos aún trabajan para que esa reducción sea mayor.

“Este producto biológico podría remplazar algunas de las aplicaciones de los insecticidas químicos, reduciendo el impacto ambiental del cultivo y los riesgos para la salud de los agricultores, ya que es compatible con algunos productos comúnmente utilizados”, aseguran los investigadores.

Una vez se comercialice el bioplaguicida habrá una considerable ganancia ambiental, pues dejarían de aplicarse alrededor de 500 toneladas de tóxicos en diferentes regiones del país (que es lo que actualmente se calcula sólo para el maíz), que no sólo afectan a organismos vivos, sino que también contaminan el suelo, los recursos hídricos y generan gases de efecto invernadero.

El aporte científico cobra especial relevancia para la Orinoquia, ante el crecimiento de áreas sembradas con maíz. El año pasado, según Napoleón Viveros, gerente de Fundallanura, en la región “se duplicó la siembra en comparación con el año 2011, pasando de 9 mil a 19 mil ha”. Para él, eso representa un reto “ya que se prevé que el cultivo va a seguir creciendo ligado al de la soya, debido a que algunos productores han tomado conciencia de la pertinencia de rotar”.

Por su parte, Manuel Rodríguez Becerra, exministro de Medio Ambiente, recibió con beneplácito el anuncio de estos resultados, que en su opinión “debe formar parte de un paquete tecnológico que apunte a lograr que la agricultura sea más amigable con el ambiente”.

En este sentido –dijo Rodríguez- “los recursos de regalías destinados para la investigación (que ascienden a 400 millones de dólares anuales) deben dar prioridad al fomento y fortalecimiento de proyectos ambientales y que estos no apunten solo a las grandes empresas sino también para el pequeño productor. Para ello, las instituciones deben trabajar para generar paquetes tecnológicos que le permitan al campesino ser competitivo y, al tiempo, ser respetuoso con el medio ambiente”.

Contacto: Laura Fernanda Villamizar (lvillamizar@corpoica.org.co), tel. 1 4227300 (ext. 1097); Carlos Espinel (cespinel@corpoica.org.co), tel. 1 4227300 (ext. 1294).

Tagged With: , , , , , , ,
Filed Under: Agro-ecología y Economía
  • https://www.facebook.com/app_scoped_user_id/YXNpZADpBWEVSSFZANcGZAoUXQ1VU1vS3RSLVRrcWFWUEJIb2I1cEZAMdVlQaEgwb3JscHZA4b2NBRWk5WXZAEUGpFUlFYNGdaMjR3M2RSY1h4T2NORDhMNEJVa2VhRDV3VlIyQnljUFVLWXlX/ Aldemaro Clará

    Que bueno que se busquen alternativas, para reducir, esta contaminacion que es dramatica en toda Latinoamerica. En El Salvador el MAL uso de plaguicidas esta muy acentuado, y no se investiga al respecto. Pues que me alegra por ustedes hermanos Colombianos.

    • CIAT

      Muchas gracias por su comentario Aldemaro.

  • Jader

    Y el control biológico utilizando Trichogramma atopovirilia, también podría ser una alternativa de control, mientras que en otros países este método de control fue muy eficiente.

  • JFONTALVO

    Yo creo que el cogollero no es el problema del maiz, yo soy agroecologo, y cultivamos maiz, solo con una adecuada fertilizacion organica, y con el caldo super 4, y no necesitamos insecticidad, mientras no se arrasen las montañas y los bosques, las plagas son controlables